San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...


Nota 1342 - (3ª Época)

De esto y aquello

oct. 28, 2018 12:12

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

No deja de ser curioso que en los últimos quince años buena parte de las trapisondas, incluidas las actuales, han sido hechas por jóvenes, con autonomía unas veces y otras con el beneplácito de sus mayores, que tampoco eran tanto, pues ya venían envejeciendo en el camino de la corrupción generalizada, y en una década se suman años a los ya puestos al comienzo, que por lo regular han sido las instituciones para los jubilados. Y los mayores de verdad que los había y sabían se los ha dejado aparte  y así nos ha ido en los últimos tiempos. Pero los jóvenes que saltan a la política y buena parte de ellos a los dineros fáciles, y que en definitiva mermando a la nación; su grave problema reside en sus dotes faltantes o negativas. Y su carencia de enjundia no es debida a que desconozcan la política, que en realidad nada saben. Ni desconocen, en general, que es la patria, pero la esquivan y hasta la palabra dejan en la banquina. Ni desconocen las exigencias de la  nación aunque se las pasan por entre piernas. Ni es porque les importa poco no saber. Pero no es por eso nada más.

     Es porque son incultos, y sin cultura no se hace patria, y es hora de que se desasnen para ir por otros camino de mayor altura;  porque basta ver a los políticos de los países  vecinos y escucharlos hablar de sus problemas o de sus logros o de lo que acontece en el mundo para ver con claridad, lo que salta a la vista y al oído, y se toma conciencia de su preparación; da igual que sean de una ideología u otra. O sea,  que con solo escucharles se cae en la cuenta que no son lugareños: lo pueden hacer mejor o casi mejor, pero siempre sobresalen porque son cultos. Y es así por formación. Sobre todo han leído, y mejora el discurso. Lo mismo que al referir a lo divino o a lo humano. Se tamizan conceptos o se enhebran pensamientos. Y para ponerlo bien en las antípodas se podría decir  que para hacer un puente es probable salga mejor si antes, el ingeniero, ha leído el Quijote, aunque usted no lo crea.

     Toda esta gentecilla que llaman CEOS andan bien,  o eso se nos dice porque hacen lo que les mandan los viejos, sus envergaduras solo son para asuntos que no inciden, que en realidad no afectan a la sustentabilidad de sus respectivas empresas. Porque yo no creo que YPF, suponiendo que exista, como cuando pisaba fuerte en el mundo, la dirija un treintañero; y no lo digo porque atente contra la juventud, que también fui joven pero eso si hacía las cosas bien y mi abuela siempre estuvo de acuerdo. Basta para muestra el botón platense, cuando se demostró  que el puerto de La Plata era el mejor de América y sin embargo, el director o jefe o lo que fuera, no sabía ni hablar, ni le preocupaba, pues sería algún muchacho afín al que está de turno mandando, y a otra cosa. Y sin embargo, debe tener un sueldo que un jubilado no gana en tres años. 

     Y es por ello que cada día surgen asuntos insólitos, que demuestran la poca altura para salir de los problemas al punto que en ocasiones se cae en el grotesco. Todos los días, acaecen novedades con respecto a lo que se está convirtiendo en pasado, y con demasiado lastre para el futuro. Ahora salen que buena parte de los procesados, presos, o en vías de serlo, lavaron dinero gracias a que el Estado les permitió lavarse,  pero como se ha escrito en esta columna hace muchos meses solo podían lavar los que tenían ropa escondida; recién se dan cuenta gracias a los cuadernos. Y dentro de unos meses, cuando las causas avancen saltará que con el dinero enterrado se han formado sociedades, que con la venia del gobierno están realizando obra pública, gracias al asunto de públicos y privados. Es tan extraño y hasta nefasto. Parece que estos, gobernantes hubieran venido a salvar a los anteriores para que todo siga igual, y aquí nada ha pasado, eso sí con  carreteras y vaciamiento de bolsillos; aunque no alcanza para gasolina ni para los low cost. Y dentro de unos años dirán que los anti sistema eran pro bolsillo, y publicarán jugosos ensayos, que es algo que está de moda, porque poco cuesta fraguar la superficialidad; y los antisistema de hoy, serán sistema mañana.

     Pero todo será romo y sin enjundia; es lo propuesto. Lo que se trata de hacer con puntos  y comas desde principio de los noventa. Una puesta en escena a nivel global de lo fatuo. Las expectativas y las ilusiones han sido rotas y si no se transforma el presente, las expectativas seguirán rotas. Por más timbreos nunca tendrán la verdadera radiografía del mal cometido a la población y seguir pensando que no queda otro remedio que votarlos  es tan asqueroso e injusto, como incultos quienes se niegan a recibir el mensaje. Ese yo o el caos está muy gastado. Que siempre se trata de lo menos malo. Quiero decir que ya es hora que el poder político se fije en la edad apropiada y en la formación. Que la patria necesita jóvenes formándose no enriqueciéndose sin trabajar.

 

     Porque cuando existían políticos, que aunque parezca mentira los hubo, los jóvenes del comité, buscaban las facturas, barrían y aprendían. Y por supuesto, es harto sabido, hay otros jóvenes, por suerte mayoría, que cada uno en lo suyo trabajan en un proyecto patriótico que pasa en cada uno por los buenos ejemplos de los suyos o los aprendidos en la propia faena.  Por tanto estos personajillos deberían dejar de lado soberbias inútiles y pensar que puede aparecer un señor o señora, también como el menos malo y trastocar ambiciones. Y vuelvo a recordar que el futuro de Cambiemos está en que los radicales sepan posicionarse, que todo quedará, a futuro, en lucha electoral barata. Basta ver la zafiedad de la última semana.

No deja de ser curioso que en los últimos quince años buena parte de las trapisondas, incluidas las actuales, han sido hechas por jóvenes, con autonomía unas veces y otras con el beneplácito de sus mayores, que tampoco eran tanto, pues ya venían envejeciendo en el camino de la corrupción generalizada, y en una década se suman años a los ya puestos al comienzo, que por lo regular han sido las instituciones para los jubilados. Y los mayores de verdad que los había y sabían se los ha dejado aparte  y así nos ha ido en los últimos tiempos. Pero los jóvenes que saltan a la política y buena parte de ellos a los dineros fáciles, y que en definitiva mermando a la nación; su grave problema reside en sus dotes faltantes o negativas. Y su carencia de enjundia no es debida a que desconozcan la política, que en realidad nada saben. Ni desconocen, en general, que es la patria, pero la esquivan y hasta la palabra dejan en la banquina. Ni desconocen las exigencias de la  nación aunque se las pasan por entre piernas. Ni es porque les importa poco no saber. Pero no es por eso nada más.     Es porque son incultos, y sin cultura no se hace patria, y es hora de que se desasnen para ir por otros camino de mayor altura;  porque basta ver a los políticos de los países  vecinos y escucharlos hablar de sus problemas o de sus logros o de lo que acontece en el mundo para ver con claridad, lo que salta a la vista y al oído, y se toma conciencia de su preparación; da igual que sean de una ideología u otra. O sea,  que con solo escucharles se cae en la cuenta que no son lugareños: lo pueden hacer mejor o casi mejor, pero siempre sobresalen porque son cultos. Y es así por formación. Sobre todo han leído, y mejora el discurso. Lo mismo que al referir a lo divino o a lo humano. Se tamizan conceptos o se enhebran pensamientos. Y para ponerlo bien en las antípodas se podría decir  que para hacer un puente es probable salga mejor si antes, el ingeniero, ha leído el Quijote, aunque usted no lo crea.      Toda esta gentecilla que llaman CEOS andan bien,  o eso se nos dice porque hacen lo que les mandan los viejos, sus envergaduras solo son para asuntos que no inciden, que en realidad no afectan a la sustentabilidad de sus respectivas empresas. Porque yo no creo que YPF, suponiendo que exista, como cuando pisaba fuerte en el mundo, la dirija un treintañero; y no lo digo porque atente contra la juventud, que también fui joven pero eso si hacía las cosas bien y mi abuela siempre estuvo de acuerdo. Basta para muestra el botón platense, cuando se demostró  que el puerto de La Plata era el mejor de América y sin embargo, el director o jefe o lo que fuera, no sabía ni hablar, ni le preocupaba, pues sería algún muchacho afín al que está de turno mandando, y a otra cosa. Y sin embargo, debe tener un sueldo que un jubilado no gana en tres años.       Y es por ello que cada día surgen asuntos insólitos, que demuestran la poca altura para salir de los problemas al punto que en ocasiones se cae en el grotesco. Todos los días, acaecen novedades con respecto a lo que se está convirtiendo en pasado, y con demasiado lastre para el futuro. Ahora salen que buena parte de los procesados, presos, o en vías de serlo, lavaron dinero gracias a que el Estado les permitió lavarse,  pero como se ha escrito en esta columna hace muchos meses solo podían lavar los que tenían ropa escondida; recién se dan cuenta gracias a los cuadernos. Y dentro de unos meses, cuando las causas avancen saltará que con el dinero enterrado se han formado sociedades, que con la venia del gobierno están realizando obra pública, gracias al asunto de públicos y privados. Es tan extraño y hasta nefasto. Parece que estos, gobernantes hubieran venido a salvar a los anteriores para que todo siga igual, y aquí nada ha pasado, eso sí con  carreteras y vaciamiento de bolsillos; aunque no alcanza para gasolina ni para los low cost. Y dentro de unos años dirán que los anti sistema eran pro bolsillo, y publicarán jugosos ensayos, que es algo que está de moda, porque poco cuesta fraguar la superficialidad; y los antisistema de hoy, serán sistema mañana.      Pero todo será romo y sin enjundia; es lo propuesto. Lo que se trata de hacer con puntos  y comas desde principio de los noventa. Una puesta en escena a nivel global de lo fatuo. Las expectativas y las ilusiones han sido rotas y si no se transforma el presente, las expectativas seguirán rotas. Por más timbreos nunca tendrán la verdadera radiografía del mal cometido a la población y seguir pensando que no queda otro remedio que votarlos  es tan asqueroso e injusto, como incultos quienes se niegan a recibir el mensaje. Ese yo o el caos está muy gastado. Que siempre se trata de lo menos malo. Quiero decir que ya es hora que el poder político se fije en la edad apropiada y en la formación. Que la patria necesita jóvenes formándose no enriqueciéndose sin trabajar.      Porque cuando existían políticos, que aunque parezca mentira los hubo, los jóvenes del comité, buscaban las facturas, barrían y aprendían. Y por supuesto, es harto sabido, hay otros jóvenes, por suerte mayoría, que cada uno en lo suyo trabajan en un proyecto patriótico que pasa en cada uno por los buenos ejemplos de los suyos o los aprendidos en la propia faena.  Por tanto estos personajillos deberían dejar de lado soberbias inútiles y pensar que puede aparecer un señor o señora, también como el menos malo y trastocar ambiciones. Y vuelvo a recordar que el futuro de Cambiemos está en que los radicales sepan posicionarse, que todo quedará, a futuro, en lucha electoral barata. Basta ver la zafiedad de la última semana.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00